Botas de equitación

Uno de los accesorios más importantes para el aficionado a los caballos son las botas de equitación. Hay tanta variedad de botas de montar a caballo que no es difícil equivocarse y comprar las inadecuadas.

Vamos a intentar poner algo de orden en el mundo de las botas de hípica. Creemos que existen varias maneras de organizar las botas de equitación en categorías, y nosotros vamos a usar los siguientes criterios.

En primer lugar, atendiendo a la disciplina que se practica, y por ello las dividiremos en botas de salto, botas de doma clásica, y botas camperas.

En segundo lugar, atendiendo al material con el que han sido fabricadas, y en este caso las dividiremos en botas de montar de goma, botas de montar de cuero sintético (polipiel), y botas de montar de cuero.

Finalmente hablaremos de los botines y las polainas, que aunque no son botas técnicamente hablando son también muy utilizados.

Botas de equitación atendiendo a la disciplina practicada

Botas de equitación para salto.

Botas A las botas de equitación para salto en realidad también las podríamos denominar como botas de equitación de uso general. Las botas economicas para principiantes que podemos comprar en cualquier tienda de deportes, normalmente intentar imitar la forma y características de las botas de salto.

Estas botas pueden parecernos muy similares a las botas de doma clásica, y aparentemente lo son. La principal diferencia es que las botas de salto están hechas de un cuero más flexible que las botas de doma clásica y a la larga resultan mas cómodas.

Debido a las características de la disciplina, los jinetes de salto prefieren botas de montar a caballo de cuero flexible que se adaptan y ciñen bien a la pierna. Es importante que la zona de tobillo también sea de un cuero blando. Ya sabemos que al montar conviene llevar los talones bajos, pero en el salto los estribos deben estar mas cortos que una montura de doma clásica y por lo tanto el talón todavía está mas bajo. Cuanto más flexible el cuero de una bota de salto para facilitar estas adaptaciones, mejor.

Botas de equitación de doma clásica.

Bota Cavallo Insignis de doma clásicaEn segundo lugar tenemos las botas de doma clásica, y viendo la fotografía, podrían parecernos iguales a las de salto. Es difícil apreciar la diferencia entre unas botas de salto y unas de doma en una fotografía.

Lo mejor es tenerlas en la mano y entonces nos daremos cuenta de la principal diferencia: las botas de doma clásica son mas rígidas que las botas de salto. Esto puede llegar incluso a extremos absurdos, con botas de doma clásica con las que apenas se puede caminar de lo rigidas que son.

El motivo que alegan los aficionados a la disciplina es que de esta manera se favorece una postura del jinete mas correcta y que las piernas se balanceen menos. Recordemos que en doma clásica las cosas son un poco diferentes al salto. La montura tiene una forma diferente, los estribos van mas largos y la postura del jinete también es distinta. Y teóricamente una botas de montar rígidas, favorecen que el jinete mantenga una postura de doma clasica correcta.

El principal problema de las botas de doma clásica extra rígidas es que es difícil caminar con ellas. Es posible que ayuden a evitar que la pierna se mueva al montar y mejoran la postura del jinete, pero una vez pie a tierra, resultan muy incómodas.

Si bien es cierto que muchos fabricantes de botas de doma clásica han hecho innovaciones. Por ejemplo, existen botas de doma clásica donde la parte interior es de una piel más flexible que la exterior, para de esa forma mantener la rigidez de la bota y al mismo tiempo mantener la sensibilidad de la pantorrilla del jinete.

Como veis las botas de equitación pueden ser un mundo aparte y dar lugar a apasionados debates.

Botas de equitación camperas.

Botas de montar camperas

Las botas de montar camperas son fácilmente reconocibles y tienen unas características inconfundibles.

Son ligeramente mas cortas (o menos altas) que las botas de doma clásica y las botas de salto. Aunque hay que tener cuidado con esta característica ya que unas botas con la caña demasiado corta para nuestra pierna, son cualquier cosa menos estéticas.

Si es cierto que las botas camperas originales eran muy cortas, de media caña mas o menos. Pero en los últimos años incluso las botas camperas han evolucionado y ahora ya no se llevan las de media caña.

Las botas camperas no tienen un gran tacón, y los tonos suelen ser en color marrón o tonos naturales. El tipo de cuero empleado para las botas camperas también difiere y predomina el uso de la napa. Las suelas suelen ser de cuero también, lisas o rugosas.

En general, son botas mas comodas que las botas de salto, e infinitamente mas cómodas que las botas de doma clásica.

Botines y polainas.

Botines y polainas

Los botines obviamente no son botas de equitación pero en combinación con unas buenas polainas cumplen la misma función y en ocasiones, lo hacen mejor.

Como podéis ver en la foto, desde lejos no es fácil apreciar si la modelo está calzando unas botas de equitación, o unos botines y polainas.

Los botines son unos zapatos normalmente puntiagudos que llegan hasta el tobillo. En realidad, tienen toda la apariencia de una bota a la que hubieran cortado la caña a la altura del tobillo.

Botin de equitacion de goma
Botin de equitacion de goma

Las polainas son una prenda que protege la pierna desde la rodilla hasta el tobillo como se ve en la siguiente foto:

Botines y polainas

Los botines pueden ser de goma, de polipiel o piel sintética o de cuero. Las polainas normalmente o son de polipiel o de cuero, al menos las polainas de equitación.

Los botines y ventajas aportan varias ventajas sobre las botas de equitación y tan solo presentan un par de inconvenientes.

Como ventaja principal está su comodidad. Uno no tiene que llevar las polainas siempre puestas. Cuando estamos pie a tierra, limpiando a nuestro caballo, ordenando el guadarnés o tomando algo en la cafetería, podemos llevar puestos solamente los botines. Y esto en los meses de verano es de agradecer.

A la hora de montar, las polainas se colocan facilmente, y normalmente son muy flexibles y garantizan un buen contacto con los flancos del caballo. Incluso las polainas que no son de cuero normalmente pueden lavarse en la lavadora lo cual tampoco es despreciable.

Cuando se desgasta una de las dos partes, podemos reemplazarla sin necesidad de cambiar todo el conjunto. Incluso podemos tener varios tipos de botines o de polainas y combinarlos.

Como desventajas solo se nos ocurre una. Si solemos competir en concursos de doma clásica o de salto, los jueces no nos permitirán competir con botines y polainas. En el reglamento consta que hay que competir con botas de equitación, y obviamente los botines no lo son (ni las botas camperas tampoco).

Materiales principales usados en botas de equitación.

La goma.

Las botas de equitación de goma son las más económicas y por lo tanto las que suelen comprar aquellos que se inician en el deporte.

Normalmente todo el mundo está de acuerdo en que las botas de montar de goma son baratas pero de mala de calidad. A pesar de que son flexibles, nunca cogen la forma del tobillo o de la pantorrilla, como sí hacen las de cuero, y no resultan tan comodas.

La goma no es transpirable y en los meses de verano puede ser un suplicio llevarlas.

Sin embargo tienen una ventaja que no tienen las demas botas, aparte de su reducido precio. Su impermeabilidad es buena y para ambientes donde llueve mucho o hay mucho barro a veces cumplen su función mejor que unas botas de cuero. Unido a que son baratas, las botas de montar de goma pueden ser una buena solución cuando tenemos que trabajar pie a tierra en entornos embarrados o muy sucios y sabemos que vamos a maltratar a nuestro calzado.

La polipiel o piel sintética

La polipiel no deja de ser plástico, normalmente tela recubierta de plástico, con apariencia y tacto similar al cuero.

Las botas de montar de polipiel son quizas mas comodas que las botas de goma, porque se adaptan mejor al tobillo y la pantorrilla e incluso adquieren cierta forma transcurrido un tiempo.

Sin embargo adolecen del mismo problema que las botas de goma: no son transpirables por lo tanto el sudor que se genere en el pie, se queda dentro de la bota.

El cuero

Las botas de equitación por excelencia son de cuero. Hay infinidad de tipos de cuero y también hay variedad de colores, pues el cuero se puede teñir. Aunque los mas habituales en el mundo de los caballos son el negro y el marrón.

Sin duda las botas de cuero son las mas cómodas ya que el cuero con el tiempo se arruga y se va adaptando a los movimientos de nuestro tobillo, a la forma del pie y de la pantorrilla. Exceptuando a las botas de doma clásica extra rígidas por supuesto.

Claro que el proceso de «doma» de unas botas de cuero dura bastante y en ocasiones puede ser doloroso.

Si bien estéticamente son las botas mas bonitas y ansiadas por los aficionados también es cierto que el cuero sufre mucho en los ambientes hípicos y requiere cuidados: limpieza e hidratación principalmente.

Y finalmente, el cuero es el material mas caro de todos los mencionados y eso se nota en el precio de la botas.

Otros materiales

En los últimos tiempos han llegado al mercado botas de hípica fabricadas con otro tipo de materiales, como el neopreno. Incluso hay botas hibridas que tienen partes de cuero y otras partes de neopreno.

Es posible que en ciertos ambientes este tipo de botas sean recomendables pero es importante elegir el tipo de botas adecuadas según el uso que vayamos a darle. Nadie se imagina montando en Sevilla en Agosto con botas de equitación de neopreno.

Forros interiores, cremalleras, cordones y otros accesorios.

Las botas de equitación pueden tener infinidad de accesorios y variaciones como por ejemplo:

  • Cremalleras a lo largo de la caña: para facilitar calzarse las botas y descalzarse. Todos sabemos lo difícil que puede ser descalzarse unas botas con los pies hinchados y sin cremallera.
  • Elástico en la caña: para adaptarse a la forma de las pantorrillas mas complicadas.
  • Cordones: aunque en algunos casos algunas botas solo llevan los cordones de adorno en otros casos los cordones pueden ayudar a ajustar la zona del tobillo
  • Puntera reforzada: para protegernos de posibles pisotones de un caballo.
  • Suelas de goma, de cuero, lisas, dentadas, etc.
  • Forros interiores de borreguillo u otros materiales como el llamado forro polar, para las botas de invierno.

En fin la variedad es amplia y seguramente los fabricantes incorporarán mas innovaciones con el paso del tiempo

Botas hechas a mano.

Por último hay que mencionar las botas hechas a mano. En el mundo hípico a veces da la sensación de que el bien más codiciado de un jinete o amazona fueran unas botas hechas a medida.

El cierto que en la mayoría de las veces unas botas hechas a medida suelen ser las que mejor sientan, por motivos obvious. El zapatero que las hace toma las medidas exactas del pie y la pantorrilla y ajusta las botas lo mejor que su dominio del arte le permite.

Eso unido al empleo (tal vez) de un cuero de mejor calidad que el de las botas comerciales puede resultar en una bota de montar estupenda.

Aunque las botas de equitación hechas a medida también presentan desventajas.

En primer lugar si el zapatero ha ajustado mucho las medidas, cualquier variación en el tamaño de la pantorrilla y las botas puede no servirnos. Es decir: si adelgazamos o engordamos, unas botas que nos iban como un guante ya no servirán.

Otro inconveniente es el precio. Naturalmente al tratarse de un producto artesanal el precio es mayor que el de un producto que viene de una cadena de fabricación, y asi debe ser.

Tampoco es que resulte fácil encontrar zapateros especializados en hacer botas de equitacion a medida. Claramente es un oficio con tendencia a desaparecer. Cada vez hay menos artesanos que hagan esto, y a veces tampoco los artesanos que se dedican a ello tienen muy claro la diferencia entre el salto o la doma, o simplemente: a veces las botas hechas a medida no son tan geniales como podríamos pensar (pero normalmente si son mas caras).

En el mercado actual hay botas de montar de toda índole y condición así que antes de encargar unas botas hechas a medida aconsejamos probar con unas botas comerciales. En nuestro afán por tener unas botas hechas a mano podemos terminar con unas botas que no son tan geniales comparadas con unas botas no artesanales pero si mucho mas caras.