Guantes de equitación

Los guantes de equitación también son una parte importante de la equipación de un jinete.

Las manos son un punto de conexión muy importante entre el jinete y el caballo, y por ello debemos tener unos guantes que no anulen el tacto especial necesario para montar a caballo.

Por lo tanto las características de unos guantes para montar a caballo deben ser en principio dos: en primer lugar proteger la mano de ampollas y heridas producidas por las riendas de montar, y en segundo lugar, no anular el tacto ecuestre.

Los guantes de equitación tienen refuerzos en puntos especiales, como por ejemplo entre los dedos por donde pasan las riendas. Estos refuerzos cumplen el doble objetivo de evitar que se escurran las riendas entre los dedos y proteger los dedos del jinete de ampollas.

Al montar los caballos sudan, especialmente en la zona de las crines y la cruz. No es extraño que parte de ese sudor termine en las riendas y entre nuestros dedos. Aunque existen riendas de montar rugosas, el riesgo de que se escurran sigue estando ahí.

Perder las riendas mientras se monta es una situación desagradable y puede terminar en un accidente. Unos buenos guantes de equitación pueden minimizar el riesgo de que las riendas se escurran de entre los dedos.

¿Guantes de equitación de piel o de piel sintética?

En el pasado unos guantes de piel eran sinónimo de calidad y una larga duración. Sin embargo en el el presente los materiales sintéticos proporcionan una durabilidad y confort tan grande o mejor que la piel, por un precio mucho menor.

Normalmente los guantes de montar a caballo suelen estar fabricados de nylon y cierto porcentaje de alguna fibra elástica, como el elastano. Esta combinación permite se ciñan perfectamente a la mano.

Entre los dedos solemos encontrar piezas de refuerzo, de tela reforzada o de algún tipo de cuero.

La talla de unos guantes para montar a caballo

Comprar unos guantes de equitación con la talla adecuada es fundamental.

En los dedos los guantes deben estar ceñidos y sin huecos. El pulgar no debe sentir presión y debe poder moverse libremente.

Para ajustar los guantes muchos de ellos disponen de algún tipo de cierre en la muñeca, de velcro o de algún otro tipo. Este velcro tambien puede ayudar a ceñir mas el guante en la zona de la palma y reverso de la mano si fuera necesario.

Guantes de equitación de verano y de invierno.

Que no es lo mismo montar en verano que en invierno ya lo sabemos, y existen diferentes tipos de guantes para cada ocasión.

Aparte de los guantes normales, podemos encontrar en el mercado guantes de algodón, muy frescos y transpirables para montar en verano. Estos guantes a pesar de ser livianos protegen de las heridas y mejoran el agarre de las riendas.

Los guantes de invierno por supuesto están pensados para además de garantizar el agarre y el tacto, mantener las manos del jinete calientes. Tener una manos frías y agarrotadas además de incómodo puede resultar en un riesgo para la seguridad.

Guantes de concurso.

Por último recuerda que si quieres concursar en disciplina de doma clásica, los guantes han de ser blancos, para que los jueces puedan apreciar bien los movimientos de tus manos.